Francesc Bujosa :: Pàgina oficial :: Última Hora. 21/11/06

 

Kuochi Umanodan


  1. In the spring, cherry blossoms, in the summer the cuckoo.

  2. In autumn the moon, and in winter the snow, clear, cold.


  3. The winter moon comes from the clouds to keep me company.

  4. The wind is piercing, the snow is cold.


  5. En invierno, las flores del cerezo, en verano el cuco.

  6. En otoño la luna, y en invierno la nieve, clara y fria.


  7. La luna de invierno viene desde las nubes a hacerme compañia.

  8. El viento taladra, la nieve es fria.


  9. Cincuenta años después en otras islas del Mediteraneo occidental otro poeta escribía poniendo en boca de uno de sus personajes que rechazaba la declaración de amor de una joven llamada Natana.


  10. No es cosa conveniente que ni vos ni ninguna otra persona esté en mi compañía, pues compañía no quiero tener sino de Dios, árboles, hierbas, pajaros, animales salvajes, aguas, fuentes, prados, laderas, sol luna y estrellas pues ninguna de estas cosas impiden que el alma pueda contemplar su Dios.


He querido empezar mis breves palabras con estas citas de poetas del siglo XIII para argumentar las muchas cosas en común que probablemente tenemos los habitantes de las Baleares con el Japón. Cuentan que cuando el pintor Sargent quiso pintar un delicado paisage de la primavera mallorquina lanzó los pinzeles dijo. yo no puedo: yo no soy japonés. Ambos Somos paises formados por islas, que podemos ver nacer y acostarse el sol sobre el mar, y que tenemos una vieja y profunda literatura que nos hace sentir de un modo especial la belleza que acumula nuestro paisaje. Sabemos cual es el ruido de la brisa del mar entre los pinos, el lenguaje de los pajaros y el ciclo del agua. Los japoneses y los baleares tenemos todavia otra cosa en comun. La necesidad de hacer compatibles el desarrollo económico con los sentimientos de amor hacia nuestro pais, hacia nuestra cultura ancestral, hacia nuestra lengua, hacia nuestro paisaje. Estas son las razones por las que creo que los mallorquines entenderemos la obra de Kuochi Umanodan. El es también una caso paradigmatico donde se conjugan el progreso con la fidelidad a una cultura y un sentimiento casi religioso. Umanodan sobrevive a los modernos avances de la tecnologia y agradece esta vida que la ciencia le ofrece gracias contandonosnos a traves de la pintura su amor a la naturaleza , a los seres queridos, a los sueños, a la luna. Un amor al país que, sin embargo, no le impidió ver otros mundos. Un dia cuando tenia quince años pudo ver una exposición de cuadros de Rembrannt y, desde entonces, supo cual seria su destino. Quien observe la pintura de Umanodan sabrá ver otra influencia clara. Es la de la gran revolución que suposo el surrealismo. El surrealismo que empezó siendo un movimiento literario perfeccionó su poder revolucionario cuando se hizo imagen. Delvaux, Magritte y Dali. supieron hacernos entenderla fragilidad que tienen las ideas establecidas, la fragilidad del orden y del poder, la fragilidad de la vida.

Ese amor a la vida fragil, a la naturaleza, a la tradición, a la revolución, a la quietud y a la plernitud, a la magico, a lo efimero, a sol y a la luna, a la mujer, a la hija y la muñeca es lo que nos quiere susurrar Kuoichi Umanodan. Como si fuerta la brisa del mar entre las copas de los pinos. Oigamoslo con nuestra alma. Con la serenidad, tranquidad y quietud que hemos aprendido de oriente.