Francesc Bujosa :: Pàgina oficial :: Última Hora. 01/03/02

 

De l’Art Povera als nostres dies

¿Esencial o anecdótico?


Centre Cultural Sa Nostra



No hay que confundirse: “Arte Povera” no significa arte para los pobres, sino un arte hecho con materiales pobres, con espíritu austero, y que tiene como objetivo principal eliminar la dicotomía entre arte y vida. Mas o menos así lo definió quien fue su principal teórico, el crítico de arte genovés Germano Celant, actualmente colaborador artístico del Museo Guggenheim de Nueva York. La primeras exposiciones de “Arte Povera” se organizaron en Génova, Bolonia, Turín en 1967 y alcanzó una gran repercusión social en la Documenta de Kassel en 1972. Es importante recordar el contexto en el que nació el “Arte Povera”. El escenario fueron las ciudades italianas que en aquellos años sufren una fuerte renovación industrial, lo que hizo que se concentrasen muchos trabajadores procedentes del mundo rural y con una gran afiliación al partido comunista italiano, que gozaba, en aquel entonces, de un indiscutible prestigio intelectual, mas que cualquier otro partido comunista europeo. Era un movimiento que venia a oponerse no solo al arte convencional, sino a los materiales que por aquel entonces estaban inundando Europa: el acero inoxidable y el plexiglas. También se oponían al “minimal art y al pop art”. Pero el arte povera no se constituye solamente con un enfrentamiento con ideas que ellos llaman caducas: se constituye también como heredero de una tradición italiana en la que habría que situar a Piero Manzoni, Burri, Lucio Fontana y, en general a todos aquellos que reivindicaban un arte antimercantilista. Magdalena Aguiló la comisaria de la exposición sobre “Arte Povera” de Sa Nostra y autora de un inteligente e inteligible texto acude a Pla para expresar la especial relación que tiene los italianos con el arte. Pla dice “ A Italia el passat està intimament lligat al present, en el sentit que el poble viu dins el passat amb una naturalitat absoluta. S’hi passaja per dins, hi penja la roba, s’hi troba a cor què vols. No hi ha una diferència —com a França, com al nostre país— entre arqueologia i vida actual. Al nostre país i a França, l’arqueologia crea una separació, generalment parlant, insuperable. A Italia; la gent hi viu dins, s’hi troba bé —és a dir: no hi dona gens d’importància”. Los italianos —como dice Pla— no le hacen caso a la arqueología, pero ésta les impregna su manera de vivir. El “Arte Povera” como arte italiano que es, trasluce que está hecho por gente que han convivido diariamente con el arte clásico mediterráneo. Por gente familiarizada con los mitos clásicos, con las ansias de viajar, con afición a la metafísica, a la reflexión y a la lírica Los productos del “Arte Povera” tiene dos orígenes distintos. En el primero se pone énfasis en determinadas acciones tales como apilar, rasgar, desgarrar, torsionar que se ejercen sobre algún material adecuado. El otro camino es partir de materiales pobres como el fieltro, caucho, tierra, paja, el barro, las piedras, el yeso, los sacos, los raíles, las pieles, la cera, para los que se piensa alguna acción. He dicho que son caminos distintos y bien mirado es el mismo. El mismo siempre que se tenga clara la idea de ensanchar nuestra visión de lo que es el arte y lo que es la vida, la idea de mostrar que aquellas cosas que, en principio, parecen contrarias por medio del arte se complementan y adquieren, ambas, otra dimensión. El observador adquiere en el “Arte Povera” un papel de protagonista porque uno de los presupuestos del “Arte Povera” es aquella sentencia de Talmud de que “las cosas no parecen como lo que son, sino como somos nosotros”. Y no es solo el papel del espectador el que queda alterado, también el espacio escénico, los dimensiones, el reflejo y la realidad.


Una muestra magnifica de “Arte Povera” la podemos visitar ahora en el Centre Cultural Sa Nostra de la Calle de la Concepción. Ha sido posible porque se ha conseguido la colaboración de la Galleria Christian Stein, una galería Italiana con sede en Turín y también en Milán. La Galleria Christian Stein es, sin duda, la galería mas ligada al “Arte Povera” y su fondo el más importante del mundo respecto a este movimiento. El esfuerzo para trasladar estas obras ha debido de ser ímprobo, porque la mayoría de piezas tienen un tamaño más que considerable. Pero gracias a este cuidadoso y costoso trabajo los mallorquines podemos ver en nuestra y ahora mismo ciudad obras muy significativas de autores como Alighiero e Boetti, Luciano Fabro, Jannis Kounellis, Mario Merz, Giulio Paolini, Michelangelo Pistoletto, Gilberto Zorio. Los autores están perfectamente seleccionados y son los más significativos del movimiento “Povera”, las obras me parecen muy representativas de las intenciones y presupuestos de cada uno de ellos. El “Arte Povera” fue para muchos críticos un elemento fundamental para definir lo que seria el arte de nuestros días; para otros no fue más que una anécdota italiana de escasa trascendencia. Quien visite la exposición se encontrará con un materiales de primer orden que le ayudaran a decantarse por una opinión u otra.