Francesc Bujosa ::

 

Ferran Aguiló

el pez que se muerde la cola



Por muy verde o ecologista que uno sea no podrá dejar de reconocer que si observamos bien los seres vivos son muy pocos los que puedan ponerse como ejemplo de belleza, de lógica y de elegancia. Es verdad que existen algunos ejemplos que reúnen las virtudes antes expuestas —una palmera, un tigre, un caballo—pero son autenticas excepciones, pero lo normal son las ratas, los hipopótamos, los pulpos, que tienen formas que nadie se atrevería a llamar elegantes . Incluso si pensamos en nuestros endemismos, ¿ no me dirán ustedes que el ferreret, los coixinets, o el Myotragus sea un ejemplo de belleza? I es que la ley que preside la evolución de los seres vivos no es la de aumentar en cada generación su perfección, sino que es una ley que produce órganos chapuceros que tienen una sola virtud, pero un virtud muy importante: la de conceder al que lo posee una ventaja adaptativa, la de engañar o incluso repeler a sus posibles depredadores.


He dicho todo lo anterior para decirles que yo tenia en mi cabeza conceptuado a Ferran Aguiló como un buen ejemplo de un magnífico escultor que construía animales a veces parecidos a los actuales , otras a los fósiles, con piezas rotas i desechadas de maquinas o motores. Recuerdo algunos ejemplos espléndidos de este autor nacido en 1957 y licenciado en ciencias económicas. Ferran expuso por primera vez de forma individual en la galería 4 Gats donde los amantes del arte pudieron conocer su original y sorprendente obra.


Ferran Aguiló se declara siempre autodidacta, pero su técnica está basada en una técnica que todos ustedes conocerán y que se llama soldadura. También sabrán ustedes que soldar significa unir dos piezas de metal o de plástico, de composición parecida o, eventualmente, de composición diferente, hecha de manera que el punto, la línea o la zona de unión sea un todo homogéneo con las dos zonas laterales más próximas. La soldadura se consigue mediante la aplicación del calor (a menudo hasta lograr la temperatura de fusión de las piezas) y eventualmente de presión. Hay que distinguir la soldadura propiamente dicha hacha por fusión o por presión de la falsa soldadura en la cual la unión no es conseguida por la fusión del metal, sino por la interposición de otro metal con un punto de fusión mas bajo como es , por, ejemplo , el estaño y, en consecuencia las partes soldadas no pueden sometidas a encalentamientos elevados como , por, ejemplo el latón. Si lo pueden ser con la soldadura fuerte que es una falsa soldadura que emplea un material con un punto de fusión más elevado. Las soldaduras propiamente dichas pueden estar hechas por dos grandes tipos de procedimientos: soldaduras por fusión superficial del metal sin aplicación ( con el metal en estado líquido) i soldaduras a presión (con el metal en estado pastoso). Soldando diversas partes de motores a aparatos electrodomésticos, o instrumentos artesanos Ferran conseguía que ensamblados adquirieran la forma de animales. De animales actuales o prehistóricos.


En la exposición que en estos días Ferran Aguiló presenta en la Galería Pelaires no está dedicada a los animales. El tema principal es esta figura geométrica que tanta importancia ha tenido en nuestra cultura. Bueno en la nuestra y en la de casi todo el mundo: el círculo No fue nunca fácil calcular la superficie de un circulo y el valor exacto e pi —recuerdan aquel 3, 1416 por el que hay que multiplicar el radio al cuadrado para conocer la superficie. El pi no fue conocido con relativa exactitud hasta el siglo X y lo calcularon los árabes. Uno de los problemas mas repetidos en la historia de la geometría es el de la cuadratura del circulo, es decir encontrar un cuadrado que tenga exactamente la misma superficie que un círculo dado. Esta problema insoluble ha dado muchos quebraderos de cabeza hasta que se supo que era imposible de resolver porque el número pi era —y es— un número irracional.


Estoy casi seguro que si Ferran ha escogido el círculo como tema de su exposición no es por ninguno de los motivos antes expuesto. Probablemente se ha inspirado más en el significado del circulo en otras culturas como las primitivas, las hebreas, o las mágicas como la Kamdala o el Tarot. Yo poco sé —nada, mejor dicho— de todo eso. Solo recuerdo haber leido que el circulo representaba las cosas que no tienen principio ni fin, como una serpiente que se muerde la cola. Lo que sí se es que las esculturas de Aguiló hechas con el método de siempre son un prodigio —un enigma para mí— técnico y que el espectador queda como embrujado con estos maravillosos círculos. Véanlos.

 

Última Hora :: Abril / 2003