Francesc Bujosa :: Pàgina oficial :: Última Hora. 25/7/02

 

Vicente Pascual

Geometría y Filosofía



Vicente Pascual Rodrigo no es un desconocido en Mallorca porque este aragonés, nacido en Zaragoza en 1955, vivió en Campanet once años, aquellos que transcurrieron entre 1981 a 1992. En este último año Vicente Pascual decidió marcharse a Estados Unidos donde vive actualmente. Lo hace en Washington aunque anteriormente lo hizo en Indiana, cuyo paisaje influyo poderosamente en su trayectoria. Los que conocieron la pintura de Vicente Pascual se llevarán sin duda una buena sorpresa porque los cuadros que ha pintado en los últimos diez años poco tienen que ver con los que hacia en Mallorca. Son, ya digo, muy distintos aunque quizá solo en apariencia, porque quizá sea solo un lenguaje y un método de investigación diferente para encontrar una verdad largamente perseguida. Durante muchos años Vicente Pascual Rodrigo pintó a cuatro manos. Quiero decir que pintaba junto a su hermano Ángel y firmaban los cuadros como “la Hermandad Pictórica”. Juntos nos ofrecieron entre otras cosas una visión nueva del paisaje. La Hermandad Pictórica no hizo un paisaje realista, ni impresionista, ni pretendió a través del paisaje expresar un estado de ánimo. Los paisajes que pintaron tenían una acentuada dulzura y una gran magnitud, una extraña serenidad, alejados de las tribulaciones humanas. Estaban influidos, sin duda, por los paisajes japoneses, pero también tenían alguna cosa de los paisajes que acostumbrábamos a ver en los carteles de cine americano cuando anunciaban películas del “Far West”. Eran, los de la Hermandad Pictórica, unos paisajes que mostraban —ejemplificaban— una visión platónica de la naturaleza. Cuando utilizó el adjetivo platónica no lo hago en el sentido de decir que eran irreales, lo digo por el contrario que estaban pintados como si la luz, el agua, los montañas, los vados, los árboles fueran una materialización de los cuerpos perfectos que, según Platón estructuran el Universo

Tras la disolución de la Hermandad Pictórica a principios de los noventa, Vicente Pascual ha seguido nuevos caminos pero siempre persiguiendo estos elementos esenciales que hay en la naturaleza y este saber universal que supone la geometrización.. Vicente Pascual ha contado que esta búsqueda se inició cuando llegó a Indiana y se encontró con una paisaje formado básicamente por árboles —la verticalidad— y lagos —la horizontalidad— y esto les condujo a investigar como la humanidad ha sabido representar estas ideas esenciales. En la obra geometrizante que Vicente Pascual ha producido en los últimos diez años y que ahora muestra en el Palau Solleric se pueden ver influencias de la pintura y arquitectura románica, de las telas que los Indios Americanos tejían, de las que tejen actualmente los pueblos árabes y el indio. Y es que si bien se mira casi todas las culturas en un momento u otro de su evolución ha geometrizado sus ideas fundamentales.

No quiero decir, con mis anteriores palabras, que el propósito de Vicente Pascual sea hacer un análisis de antropología cultural, donde se comparan las distintas mentalidades colectivas. El propósito de Vicente es mas filosófico que antropológico. Quiero decir que Vicente persigue unas verdades universales. Unas verdades que no dependen de la subjetividad de los individuos, unas verdades que existirían aunque no hubieran existido los seres humanos. Es por esto que decía antes que Vicente en el fondo no ha cambiado tanto, porque si se repasan los paisajes que hacia antes —en la exposición hay algunos ejemplos— se podrá ver como en estos paisajes se pretende ocultar la mano y la mentalidad del que los hizo. Como si fueran verdades naturales. Como si la naturaleza se hubiera pintado a si misma. Sin intervención humana. Vicente tiene un fuerte poder de convicción. Tan fuerte que puede hacer dudar a aquellos que, como el que escribe, que están muy lejos de creer que hay verdades fuera de nuestras cabezas, o fuera de nuestros cerebros, para ser mas precisos. Ustedes ¿qué piensan?